Los coches antiguos para bodas son muy abundantes pero sin duda si la línea de estos coches clásicos es la americana hace que la llegada al evento sea mucho más espectacular. Para lograr este efecto un coche antiguo americano ideal es el Chevrolet Malibú, del que hoy os hablamos. En él podemos ver al actor Ryan Gosling en Driver.

Coches antiguos para bodas, Chevy malibu 1964

Los inicios de estos coches antiguos para bodas están en 1964 y solo se produjo como coche clásico hasta 1977. Más tarde en los 80 se volvieron a fabricar hasta nuestros días. Las tres primeras generaciones de este coche clásico son las que nos interesan.

Coches antiguos para bodas, Chevy malibu 1970El primer vehículo que produjo la General Motors con el nombre de Malibú, en honor a la ciudad californiana del mismo nombre, fue presentado como una nueva versión del Chevrolet Chevelle pero de la línea alta, es decir, era la versión de lujo del Chevelle. Es por esta razón que lo bautizaron como el “Chevelle Malibú” en su primer año de producción, 1963. La línea exterior de este clásico es visiblemente más cuadrada. En el 66 sacaron una versión mucho más agresiva y potente, el Super Sport 396 con un motor Turbo-Jet V8 y 6400 centímetros cúbicos.

Coches antiguos para bodas, Chevy malibu 1977La segunda generación de estos coches antiguos para bodas que abarca de 1968 al 1972 fueron completamente rediseñados. En estos nuevos modelos se observaba un techo con caída llamado fastback y más distancia entre ejes. Exteriormente esta generación resulta más atractiva que la anterior y la opción Super Sport sin duda acompañada de la potencia resulta irresistible. La tercera y última generación con la característica de coche clásico es la del año 73 que se termino de producir en el 77. En esta generación se introdujo una versión de lujo con el nombre de Laguna con un motor V8 y 5700 centímetros cúbicos. Las líneas de estos modelos son visiblemente más cuadradas con un parachoques sobresaliente y los faros y la parrilla en simetría.

Tantos cambios en estos coches antiguos para bodas se debían a que aunque cada vez que salía al mercado un modelo nuevo sus ventas eran exitosas pero rápidamente bajaban y con esos cambios intentaban que volviesen a aumentar.