Los coches antiguos para bodas si son tan del   pasado que en la actualidad no hay versiones de esos clásicos tienen sin duda un encanto aún más especial, es el caso del coche clásico americano que os traemos esta semana, un Chrysler, el DeSoto.

coches antiguos para bodas, De soto 1955

 

coches antiguos para bodas, De soto 1929Estos coches antiguos para bodas fueron fabricados y vendidos por la Chrysler Corporation entre 1928 y 1960. El nombre de esta marca fue dado en honor al explorador español Hernando de Soto. La Chrysler quiso introducir una marca que compitiese con las que ya estaban en el mercado creadas por sus principales rivales productores de automóviles. Estos coches antiguos para bodas se vendían junto con los Dodge a menor precio pero con la llegada de la Segunda Guerra Mundial que supuso un parón en la producción de estos clásicos para la población civil.

No fue hasta los años 50 cuando los DeSoto volvieron a estar en auge con modelos de lujo y personalizados con motores de seis y ocho cilindros. Durante estos años el más destacable de estos coches antiguos para bodas es el DeSoto Custom con motores de seis cilindros y 109 caballos de potencia. Fueron unos vehículos de lujo que incluían en su versión estándar el limpiaparabrisas eléctrico y alfombrado completo. Otro de sus modelos fue el Firedome con motor V8 y 160 caballos de fuerza.

coches antiguos para bodas, De soto adventurer 1954Uno de los últimos modelos de estos coches antiguos para bodas fue el DeSoto Adventurer como cupé de alto rendimiento con el detalle exterior de unas luces traseras triples y una estética completamente diferente a la que acostumbramos a ver en los modelos de la década de los años 50. Pero se acercaba el final de la década y con ella el declive de esta marca de coches clásicos americanos. Cuando comenzó a sufrir la Chrysler su crisis en 1960 pasando de ser los DeSoto una marca de lujo a simplemente coches de precio medio fue llegando el final definitivo de la marca.

Todos los modelos de estos coches antiguos para bodas que se fabricaron bajo la marca DeSoto tenían las características estéticas de todos los clásicos americanos correspondientes a cada época y año pasando a la historia automovilística como la marca de coches americanos con un poco de “sangre” española gracias al explorador Hernando de Soto.