Los coches antiguos para bodas con el paso del tiempo cambian de nombre y el clásico americano que os presentamos hoy fue el que sustituyó al Chieftain que no es otro que el Pontiac Catalina.

Coches antiguos para bodas pontiac catalina 67

Coches antiguos para bodas pontiac catalina 59Fue en el año 1959 cuando estos coches antiguos para bodas comenzaron a fabricarse. Comenzaron siendo de menor precio pero eran los Pontiacs más completos con motores grandes V8 y 6300 centímetros cúbicos. Las mejoras que esta joya de las cuatro ruedas tenía fueron implantadas para competir con el Chevy Impala, por ello la transmisión automática intentó ser mejorada. A pesar de lanzarse a bajo precio y recortar en accesorios el Pontiac Catalina estaba muy bien equipado, tenía el alfombrado completo, luces en la guantera y maletero e incluso tenía “snack bar” en la puerta de la guantera para sujetar vasos.

Fue en esta primera generación que estos coches antiguos para bodas querían tener una nueva marca de estilo que hace distinguir a los Pontiacs de cualquier otro coche en carretera hasta el año 1996. Esa marca de estilo es la parrilla partida. Pero en 1960 se realizaron cambios exteriores en estos coches clásicos con algunos cambios en la parrilla y nuevos faros traseros con forma redondeada y algo completamente diferente en el interior, una radio que gracias a su batería podía ser extraída y usarse como radio portátil, pero en maquinaria también mejoró, con una suspensión más segura que reducía el deslizamiento.

Coches antiguos para bodas pontiac catalina 73A comienzos de la década de los 60 estos coches antiguos para bodas que habitualmente, como todos los clásicos americanos, poseían una transmisión automática, también fueron fabricados con transmisión manual con cuatro velocidades. Y ya en 1965 los Pontiac Catalina fueron completamente rediseñados, tenían una línea más fluida y la distancia entre ejes aumento hasta 3.100 mm en todos los modelos. Durante toda la década fueron cambiando exteriormente y ya en los 70 se notaba el cambio en el frontal de estos coches americanos con una parrilla centrada y casi cuadrada en el frontal del vehículo pero siguiendo con la característica partida y los faros continuaron siendo redondos hasta 1973 que pasaron a ser cuadrados.

Estos coches antiguos para bodas sin duda resultan muy atractivos para elegirlos como el clásico que merece llevarnos el día de nuestra boda ya que su nombre es de la realeza.