Los coches antiguos para bodas cuando son de determinadas épocas tienen un  aire muy especial y elegante, y es que la década en la que el Rock and Roll nace y llega el cine post-clásico también tiene unas joyas de las cuatro ruedas de las que esta semana hablamos. Un coche clásico de la década de los 50 y no es otro que el Pontiac Chieftain.

Coches antiguos para bodas, Pontiac Chieftain 1951

El Pontiac Chieftain es uno de los coches antiguos para bodas que la marca produjo durante apenas diez años, entre los años 1949 hasta 1958. Pero en ese tiempo tuvo tres generaciones. La primera fue del 49 al 54 que se introdujo para sustituir al Pontiac Torpedo para bajar el precio del vehículo. Lo que supuso este cambio fue que por primera vez todos los coches de la marca tenían la misma distancia entre ejes. Los motores de estos coches antiguos para bodas tenían desde 3900 hasta 4300 centímetros cúbicos y comenzaron con 90 caballos de potencia hasta llegar a 106 en la primera generación con 8 cilindros estos últimos. Los detalles cromados en este coche clásico no solo estaban en la parte frontal del parachoques sino que también se extendían a lo largo del capó.

Coches antiguos para bodas, Pontiac ChieftainLa segunda generación de estos coches antiguos para bodas ofrecía una línea exterior muy diferente a la anterior, el chasis, la carrocería y el motor se cambiaron por completo. Fue aquí cuando Pontiac puso por primera vez los motores V8 a sus vehículos, podían llegar a los 180 caballos. Los detalles cromados de esta generación eran diferentes ya que el capó quedó libre de estos quedando solamente en el parachoques. Los faros delanteros de este coche clásico cambiaron poco, ya que seguían siendo completamente redondos y las ruedas traseras en las tres generaciones seguían siendo carenadas aunque poco a poco cada vez menos, la carrocería se fue elevando dejándolas descubiertas.

Coches antiguos para bodas, Pontiac Chieftain 1958La tercera y última generación que solo se produjo en 1958 era de nuevo muy diferente a las anteriores exteriormente, con unas líneas mucho más largas, un guardabarros trasero totalmente cóncavos y la característica de la rejilla del parachoques en forma de panal de abejas. Estos coches antiguos para bodas tenían un motor mucho más potentes eran V8, con 6000 centímetros cúbicos y 270 caballos de potencia. Este clásico fue sustituido por el Pontiac Catalina.

Sin duda los coches antiguos para bodas de la década de los 50 nos ofrecen una línea que con una elegancia especial nos transportan al pasado.