Los coches de boda que os enseñamos esta semana con de la Ford Motor Company pero sin lugar a dudas es especial por su nombre y por su estética, no es otro que el Ford Crown Victoria.

Coches de boda Ford Crown Victoria 1955 rosa

Los coches de boda de los años 50 tienen ese aire especial de nostalgia, estos clásicos eran de tamaño completo cuando la Ford decidió sacarlos a la venta. Se produjeron durante un periodo de tiempo muy corto, se comenzaron a fabricar a mediados del año 1955 y solo se extendieron en el tiempo un año, el 1956 se dejaron de fabricar. Aunque volvieron a salir a la luz en la década de los 90, que no son otros que los que vemos en todas las películas como taxis o coches de policía que se ven por Nueva York. Pero como coches de boda nos centramos en los clásicos Crown Victoria.

Coches de boda Ford Crown Victoria 1955 backSin duda el color en los coches de boda es un factor importante y estas joyas de las cuatro ruedas se pueden encontrar en los Estados Unidos en color rosa en muchas ocasiones, sin lugar a dudas no queremos dejar indiferentes a nuestros invitados la novia puede llegar en un clásico americano rosa cual princesa de cuento en versión Cenicienta moderna. Los detalles de estos coches de boda son apreciables a simple vista, los detalles cromados de la parte delantera se aprecian con  facilidad aunque no son tan sobresalientes como los que acostumbramos a ver en los clásicos de esta época. Los faros si son como los típicos de la época, ya que parecen estar dentro de sus cuencas a modo de ojos. Y en la parte trasera lo más destacado es la rueda de repuesto sobre un parachoques que sobresale más de 50 centímetros. La parte interior de estos coches de boda es muy amplia y los detalles del salpicadero con todos los indicadores y mandos bien organizados y adornados con detalles cromados nos dejan un clásico ideal para llegar y dejar a nuestros invitados sin habla.

Coches de boda Ford Crown Victoria 1955 salpicaderoEstos coches de boda son perfectos para elegirlos en ese día tan especial tanto por su nombre como por su estética.