Los coches para bodas que esta semana os enseñamos son unos clásicos que no dejan indiferente con sus formas, aunque su producción no se prolongó mucho en el tiempo, son los Auburn Boattail Speedster.

coches para bodas, Auburn Boattail Speedster 1936

 

coches para bodas, Auburn Boattail Speedster 1935Estos coches para bodas surgieron en 1894 de la mano de la Auburn Company. El primer modelo conocido de la compañía se produjo en 1904 y podía llevar dos o cuatro pasajeros según el modelo. Su motor tenía 10 caballos de vapor y fue equipado con dos velocidades llegando a pesar todo el coche unos 680 kilos. En el año 1926 llego el modelo Cord, convirtiendo a estos coches antiguos para bodas en unos coches de lujo gracias en parte a la asociación con la Duesenberg Corporation famosa por sus coches de competición. Los Cord a parte de ser de lujo son unos coches para bodas que tenían ya en esos años ruedas motrices y más tarde este clásico pasó a llamarse L-29.

Por lo que destacan estos coches antiguos para bodas es su diseño, lo que le convirtió en una joya de las cuatro ruedas y se hizo famoso por su avanzada ingeniería y su llamativo aspecto. En 1937 llegaba a tener 150 caballos de vapor y 4600 centímetros cúbicos pudiendo llegar a alcanzar los 160 kilómetros por hora.

coches para bodas, Auburn Boattail Speedster addLos Boattail, tenían las líneas típicas de la época y eran en algunos aspectos parecidos a los Cord. Estos coches antiguos para bodas tenían los faros delanteros de corto alcance en la parte superior de la parrilla y los antiniebla en la parte inferior. La parte trasera de estos coches clásicos era distinta y diferente a los que hemos visto normalmente con su forma cónica y los pequeños faros traseros. Lo que también es destacable son los guardabarros tanto en la parte trasera como en la delantera, lo cual es típico en todos los coches antiguos de la época.

Pero como muchas empresas, con la llegada del Crash del 29 y la consiguiente recesión económica la compañía no logro prosperar y ya para 1938 dejó de producir. Pero estos coches antiguos para bodas ya forman parte de la historia del automovilismo, lo que nos permite poder elegirlos como clásicos para el día de nuestra boda.