Los coches para bodas que os enseñamos esta semana quizás no sean recordados por todos, pero fueron unos coches de completo lujo. No nos centraremos solo en un modelo si no que vamos a descubrir la producción de la Duesenberg Company.

Coches para bodas, Duesenberg 1933

Estos coches para bodas comenzaron a producirse tras la Primera Guerra Mundial y el primer modelo fue el Modelo A producido desde el año 1921 al 1927. Tardo bastante en producirse porque desde que se realizó el prototipo sufrieron varios retrasos debido en parte a que los hermanos Duesenberg a pesar de ser unos excelentes ingenieros no eran buenos empresarios ni administradores. Este Modelo A tenía tres velocidades, entre 90 y 100 CV y un motor de  260 CID. No consiguieron vender todas las unidades de estos coches para bodas por no ser buenos empresarios.

Coches para bodas, Duesenberg 1931En el año 1926 estos coches para bodas ya tenían un nuevo modelo, el Modelo X que se caracterizaban por ser muy raros porque era una versión deportiva del Modelo A pero mucho más pesado y largo, con 100 CV y conseguía llegar a los 161 kilómetros por hora. De los años 1928 al 1937 se produjo otro clásico, el Modelo J. Este modelo tuvo éxito porque la Cord Automobile compró la Duesenberg Company con el fin de quedarse con las habilidades y el talento de los hermanos para producir estos coches antiguos para bodas de lujo. A pesar de tener éxito este modelo, no tuvo muchas ventas, solamente 100 unidades de las 500 esperadas porque la llegada de la Gran Depresión del 29 supuso un descenso en el lujo.

Este modelo de coches para bodas tuvo una versión SJ la cual podía alcanzar en la tercera marcha los 225 kilómetros por hora. Y después de esta versión llego la SSJ que era similar a la anterior.

Coches para bodas, Duesenberg Alfonso XIIIFueron unos clásicos de lujo muy populares siendo símbolo de estatus en Estados Unidos y Europa que fueron impulsados por la nobleza y personajes famosos como Al Capone, Greta Garbo, la Reina María de Yugoslavia o el Duque de Windsor entre otros.

Sin duda es uno de los coches antiguos para bodas que más glamour nos puede dar el día de nuestra boda. El cual como podemos ver en la imagen en blanco y negro era uno de los coches de Alfonso XIII.