Los coches para bodas tienen que tener muchas características especiales que se aprecien a simple vista y una de ellas es que han de ser señoriales. Esto lo cumple el Jaguar MK VIII, hoy le dedicamos el blog a esta fantástica máquina.

Coches para bodas Jaguar simbolo

Tanto el nombre de estos coches para bodas como el logotipo salta a la vista, que como otros muchos coches debe su nombre a un mamífero, el jaguar, un felino que es originario del continente americano caracterizado por ser robusto y musculoso pudiendo los más grandes arrastrar casi el doble de su peso con otros animales. Es por estas características que los Jaguar MK VIII y todos los modelos de la marca llevan ese nombre convirtiéndose en unos coches para bodas vigorosos  y señoriales.

Coches para bodas Jaguar MK VIII frontalEstos coches para bodas son muy atractivos. El Jaguar MK VIII es un sedán de cuatro puertas creado en el año 1957 durando dos años su producción hasta que llegó su sucesor, el MK IX. Esta joya es muy similar a su antecesor el MK VII con la diferencia en su interior ya que es más lujosa la nueva versión. Las dimensiones son de 3 metros entre ejes y 4 metros de largo aproximadamente, situándose en la categoría de grandes turismos. Los detalles son cromados como característica esencial de la época.

Los motores de estos coches para bodas son de 6 cilindros colocados en línea con 3400 centímetros cúbicos. Pero fueron creados  con tres tipos de cabezales (A, B y C). Los que poseían el cabezal A tenían un motor de 160 caballos de potencia, los del B fueron dotados con 190 CV y para diferenciarlos se pintaron de azul claro. Los que tenían el cabezal C eran los más potentes, con 210 caballos de potencia.

Coches para bodas Jaguar MK VIII perladoSolo se produjeron durante dos años, hasta 1959 con más de 6200 unidades. Estos coches para bodas no solo tienen aspecto señorial y espectacular para un evento de tales características si no que también son resistentes. En 1958 esta joya de las cuatro ruedas llegó a la primera posición en la categoría de transmisión automática en el evento “Mobil Economy Run” australiano como vehículo resistente, ya que en los más de 16000 kilómetros de carrera demostró su resistencia.