Un claro ejemplo de vintage cars son los clásicos que salieron de Plymouth. Y es que una de las mayores fábricas automovilísticas de los Estados Unidos era la Chrysler Corporation bajo la marca Plymouth.

vintage cars, logo plymouth

En 1918 el señor Walter Chrysler era uno de los principales fabricantes de vehículos de Norteamérica con la Chrysler Corporation. Esta compañía en lo que destacaba era en la fabricación de coches de gama alta y de alto precio siendo estas características perfectas para los vintage cars. Estos clásicos eran los Imperial, Chrysler y los Dodge.

vintage cars, plymouth deluxe 38En 1926 la empresa automovilística decidió crear unos nuevos vehículos con motores más corrientes, es decir con 4 cilindros en lugar de 6 como los que poseían sus clásicos de alta gama. Lo hizo creando una marca nueva. La marca Plymouth, fue tomada por el señor Chrysler de la ciudad inglesa con el mismo nombre en honor a los fundadores del Estado de Massachusetts en el siglo XVII. El logotipo de la marca tiene grabado el barco Mayflower, el cual fue el navío que en 1620 transportó a los peregrinos de Inglaterra hasta el nuevo Estado. La nueva marca comenzó su producción en 1928 con estos vintage cars y fue un completo éxito.

Pero con la llegada del Crack financiero de 1929 y la gran depresión económica que la siguió la industria automovilística se vio muy afectado ya que los coches de lujo y caros eran prácticamente imposibles de vender, fue gracias a la creación de los vintage cars de la marca Plymouth con modelos más corrientes que la Chrysler Corporation se vio un poco menos afectada.

vintage cars, Plymouth Belvedere FuryMientras que en 1933 la Ford creó clásicos con motores de 8 cilindros, la Plymouth como respuesta mantuvo los 6 cilindros con un Dodge de 82 caballos de potencia en su motor, el cual tuvo mucho éxito. Uno de los modelos más famosos de esta marca fue el Plymouth Belvedere Fury, uno de los vintage cars más fantásticos que podemos encontrar.

Todos los modelos que la marca iba produciendo en cada generación estaban ligados en estética y motores a los que correspondía en cada época, a finales de los años 60 Plymouth optó por producir coches deportivos con altas prestaciones. Cuando llegó una nueva crisis económica, en 1973 la marca introdujo coches más compactos. Hasta comienzos de la década de los 90 los coches que estaban bajo la marca Plymouth eran unos vehículos muy modestos y fue en 2001 cuando tras la fusión de Chrysler y Daimler-Benz la marca se disolvió por completo. Dejando para el recuerdo y parte de la historia unos vintage cars impresionantes.