Los vintage cars es algo que actualmente está más de moda, sobre todo a la hora de elegirlos para determinados eventos. En el blog de hoy intentaremos explicar las razones de por qué gustan tanto estas joyas rodantes.

vintage cars Rolls Royce Silver Cloud 56

Algo que sin duda está a la orden del día desde hace algunos años es el auge que han tenido los vintage cars. Y es que si hacen que un día especial resulte inmejorable como es el caso de las bodas también harán especial muchas otras cosas. Como por ejemplo, hemos podido ver que al igual que cosas tan pintorescas como los zombies se han puesto de moda las series de televisión han optado también por las series de época. En ellas podemos trasladarnos al pasado y ver un montón de vintage cars que son preciosos y espectaculares. Gracias a todo ello poder ver todas las semanas diferentes coches clásicos a manos de los protagonistas. Como ejemplo más reciente de estas series tenemos Gran Hotel, El tiempo entre costuras o la inglesa Downton Abbey  pudiendo disfrutar del comienzo de la automoción en los primeros años del siglo XX. Y actualmente con Velvet podemos ver la sofisticación y categoría de los vintage cars a manos de quien en la época podía permitirse un coche.

vintage cars Buick special rivera 56El gusto por los vintage cars se debe a la sofisticación que ofrecen este tipo de vehículos. Si son característicos de la primera mitad del siglo XX tendremos a nuestro alcance la elegancia y majestuosidad que buscamos en cualquier tipo de evento estando todo ello ligado a poseer en ese momento una distinción de clase y estilo.

Con los vintage cars de la segunda mitad del siglo XX, hasta la década de los 80 lo que buscaremos será fuerza y  un estilo de presencia más potente. En el caso de elegir joyas tanto americanas como europeas tendremos características especiales para el fin que elijamos este tipo de medio de transporte.

vintage cars chevy impalaDe lo que no cabe ninguna duda es que el porqué de la preferencia de un vintage car y es las diferentes características que nos ofrecen estas máquinas. Un vehículo moderno nos ofrece conducciones suaves en carretera, potencia y alto rendimiento con un gasto mínimo, pero eso no es comparable a la majestuosidad, clase y elegancia que obtendríamos con un vintage car.